30/11/2016

Acá está, ya llegó, este es; el glorioso petroleeee

El histórico equipo consagró un año inmejorable con el título de Mayores A.
Es difícil saber si hay que arrancar por el principio o por el fin, el gran partido del Petrolero del lunes feriado ante Doctor y Campeón. En definitiva, pensándolo bien, una circunstancia llevó a la otra.

Empecemos por el principio entonces. Era marzo, el plantel del Petro encaraba la temporada después de un auspicioso subcampeonato y llegó al vestuario una noticia que, como se verá, tuvo un peso determinante. Fandango no se anotaba y los sobrevivientes de ese equipo pasaban al del escudo CFK en el pecho. Asi, Eloy –delantero-, Peque Litvin –centrojás- y Néstor –lateral/volante por izquierda- se transformaban en un más que destacado combo de refuerzos, uno por línea. El equipo dejaba de ser de 8 nombres fijos. Los megahistóricos Julián al arco, Tito de líbero, Gianni jugando donde el equipo lo requiera, de defensor o volante, siempre de buen nivel, y Rodra de carrilero. Llegó Nico para aportar aire y gol por la derecha, Cucho con su clase y categoría del medio para arriba, el Rus, con sacrificio y gol, y Martín con orden abajo. Y pasaba a tener recambio de calidad, sin resentirse por una o dos ausencias.

Así pasó la primera ronda, donde se ganaron los partidos previsibles para clasificar sin problemas, pero una luz de alarma sobrevoló en YPF: se había perdido contra los dos candidatos: 0-2 vs. Bidonde, y encima lesionándose Julian, y 0-3 vs. Doctor y Campeón, en un partido sin importancia por los puntos pero con un claro dominador en el juego y el resultado.

Y llegamos a la ronda final. Triunfos de Petro y DyC en la primera fecha. Triunfo del Petro 3-0 contundente ante LB y empate de DyC vs. La Aplanadora en la segunda. Luz de ventaja azul. Triunfazo de DyC ante Bidonde –en quizás su mejor partido- y empate del Petro contra Vía 3 en la Tercera. Todo como al principio. Empate del Petro ante Bidonde en su cara más deslucida y triunfo de DyC ante LB por la mínima, tampoco sobrándole mucho, pero dejándolo ante la última fecha con ventaja. Esto es, el empate lo dejaba campeón.

Y así llegamos al lunes. Doctor y Campeón a la cancha sorpresivamente sin su estrella, Juan Fernández D'alessio, ex Lanús, con más de 250 partidos en Primera División, no estaba entre los 9. El Petro sin Gianni suspendido, pero con la vuelta de Julián al arco y el resto del equipo disponible. Del primer tiempo, poco y nada. Solo que Juani llegó al pitazo inicial y entró pocos minutos después. Parejitas en el fondo petro. Tito Caputti- Martin Cormick. Body Jurado-Néstor Guzzetti. Duelos forzados sin ganadores. La pelota por el aire, incómoda para que Juani demuestre por qué él jugó en Primera y todos los demás mortales no. El ataque del Petro, más voluntarioso para relevos y marcas que en el armado de jugadas. Así fue pasando el tiempo, sin nada relevante para decir. Hasta que una jugada a un minuto del partido cambiaría todo. Córner para el Petro. Rebote fuera del área que le queda a Peque Litvin. La pelota que parece no querer bajarle nunca. Juani sale a su marca y parece llegar a taparlo. ¡Pegale! Es el rezo de los azules. Y cuando ya no había tiempo, aun sin tenerla en su mejor posición, sablazo fuerte arriba. Pasó por varias cabezas. Y atravesó las manos de Ferca que no pudo con su estirada. Gran gol. Patada total al tablero del partido. ¿Merecido? Apenas. No por el juego, sí por la actitud y concentración. Nico y Rodra se desdoblaban para jugar por todas las bandas. Peque no mostraba ser menos que Juani en el círculo central y así el descanso llevó al Petro a que su regresado arquero no haya tenido que usar las manos.

El segundo tiempo debía ser distinto. Ahora a DyC ya no le alcanzaba y tenía que salir por más. Juani se puso cerca del área, casi un tercer punta con Bodi y Tito. Seba Grenoville empezó a pasar más por izquierda. Pero más allá de un tiro muy llovido que pudo complicarse y dio en el travesaño, a los de Flamengo el partido les molestaba. Empezó una seguidilla de pases errados, cambios de frente al lateral; el nerviosismo, era claro, crecía en las filas del Fla. Y con el nerviosismo, las desconcentraciones. Y así, el segundo. Lateral al área de Nico, Eloy la peina, Fer no llega. Alegría en los kumpas, alegría de Gianni en las tribunas, partido con olor a liquidado. Las postales: Tito cerrando todo camino y Juani tirando laterales al área a lo Altamira en Aztecas, fiel reflejo del partido que claramente no quiso DyC, y fue el comienzo de la concreción de un sueño para el Petro. Ser Campeón. Que a esa altura, por compromiso colectivo, orden y actitud ya eran merecidos.

¿Cuándo se sale campeón? ¿Cuando se mantiene un equipo por más de 20 años, con jugadores del riñón que siguen firmes? ¿Cuando se incorporan jugadores de calidad en el último minuto de la planilla, dando, por ejemplo, los dos goles de la final? ¿Cuando por goteo van llegando jugadores que se comprometen y suman? ¿Cuando un equipo es un equipo y no grandes individualidades? ¿Cuando la pelota que tiene que entrar para enderezar un partido entra? Todo tiene que ver. El Petro ya no se hace esas preguntas, aunque sabe varias de las respuestas. Mientras disfruta ver su nombre en lo más alto, da la vuelta olímpica a pura sonrisa, y se pone definitivamente en el selecto grupo de grandes equipos del Campo. ¡Salud, Campeones! ¡Salud, compañeros!

Martín Cormick
Fotos: Pilar Perez Berro / Dani de Vega















El Petrolero jugando dos horas más tarde contra Newpi...